Morelia; Michoacán, 16 de Marzo de 2017.-   A participar los diversos actores de la sociedad y poderes en la consolidación de un Michoacán con justicia social para todos, convocó el diputado José Guadalupe Aguilera Rojas, quien resaltó que los ideales de Don Vasco de Quiroga deben estar siempre vigentes, así como la defensa de los pueblos originarios.

Al hacer uso de la tribuna para emitir un posicionamiento para conmemorar la muerte de Don Vasco de Quiroga ocurrida el 14 de marzo de 1565, en la ciudad de Uruapan, el diputado José Guadalupe Aguilera expresó “ya que es justo hacerle un reconocimiento a quien nos legó ejemplo de valor, de bondad, de verdad, de entusiasmo y de justicia social y a honrarlo con acciones concretas”.

El Diputado por el Distrito de Pátzcuaro, recordó a Don Vasco de Quiroga quien siempre busco defender las libertades y derechos de los indígenas, utilizando sus tres únicas armas: el talento, la austeridad y la congruencia; la base de su obra fue esencialmente la organización económica y social.

“La población indígena encontró en su Obispo la persona que los protegía de quienes buscaron conquistarlos a través de la espada. Entre las obras más significativas de Tata Vasco se encuentran: La fundación del Colegio de San Nicolás, la del Hospital de Santa Fe y la del Colegio de Vírgenes”.

Resaltó que el modo de vida de las comunidades indígenas, su riqueza culinaria y artesanal se encuentra impregnada de la ideología de Vasco de Quiroga, ya que su método evangelizador se basó en anteponer la dimensión de lo humano terrenal a lo divino. Su preocupación fundamental se centraba en que las personas tuvieran primero los medios necesarios para su desenvolvimiento como seres humanos, y luego les incorporaba el conocimiento religioso para vivir de acuerdo a la fe.

“No podemos dejar de reconocer, y dar la importancia que trajo a nuestro estado y al país la vida y obra del originario de Madrigal de las Altas Torres, su labor humanista y su ministerio religioso, marcaron un ejemplo de organización social, que debe ser guía para todos los gobernantes”.

“Es por ello que como legislador de la región donde Vasco de Quiroga instauró su legado, no quiero que esta fecha pase desapercibida, los ideales de este gran hombre invitan a recrear un mundo mejor donde no haya dominación o esclavitud, y donde se procure dotar a los habitantes del conocimiento y las herramientas para que logren su crecimiento individual”.

Destacó la historia de la vida de Don Vasco Quiroga, quien  mostró la inmensa obra humanitaria de redención en favor de los indígenas y de la justicia, de ahí que muchos lo reconocen como el verdadero forjador del humanismo de la América colonial, ya que no sólo daba a conocer su doctrina, sino que la practicaba en los hospitales-pueblo de Santa Fe, donde había una casa común en la que curaba enfermos y desamparados, albergaba a indígenas perdidos, bautizaba y enseñaba.